Blogia
fabian

Organizar el conocimiento generado por la propia actividad ciudadana (escolar) en espacios virtuales.

Leo esta frase escrita por Luis Fernández Hermana en la editorial de esta semana de en.red.ando.
Imaginar Internet, qué puede dar de sí Internet no es fácil, requiere un profundo conocimiento del medio y una gran dosis de creatividad e imaginación. Me resulta difícil llegar al pensamiento que Luis Angel Fernández Hermana expresa en Ciudades del conocimiento. Y me resulta difícil no sólo por la terminología, palabras como conocimiento son para mí demasiado amplias, difíciles de concretar en hechos. Pese a todo, reconozco que posiblemente sean necesarias para dar forma a las ideas.

Son muchas las concepciones que expresa en esta editorial que me resultan muy interesantes y sugeridoras. Por ejemplo, habla de webs destinadas a recoger información para después gestionarla; es decir, consultar la opinión. Luis Angel dice que en ellas la información viaja en sólo una dirección: hacia la administración, pero que esto no basta para calificarlas “del conocimiento”, lo cual sólo será posible “si se logra su integración a diferentes niveles y se realizan las conexiones pertinentes en espacios visibles y modificables por los propios ciudadanos. Entonces empezamos a tener un contexto donde se puede generar y gestionar conocimiento en el ámbito de la ciudad

Una idea que me interesa: buscar el conocimiento. La sociedad del conocimiento ¿es sólo porque utiliza de alguna manera el conocimiento o porque lo busca?

¡Qué difícil me resulta utilizar la palabra “conocimiento”! ¡Es tan general y amplia!

Como hace la OCDE en sus informes sobre la sociedad del conocimiento, el camino está pavimentado de sistemas de educación, universidades, centros de investigación, inversión en I+D, retornos industriales, procesos de innovación, etc., pero poca red, poca actividad en la Red, poco ciudadano.

Algo parecido ocurre cuando hablamos de la Ciudad del Conocimiento. Basta pronunciar este gran título para que se abra la canasta donde entra de todo: un proyecto de educación por aquí, centros de I+D por allí, partes de la urbe consagradas a grandes empresas "del conocimiento" (¡donde entran incluso las operadoras de telecomunicación o los fabricantes de "hardware"!), hospitales con áreas de investigación y un largo etcétera. El catálogo suele ser bastante extenso. El contexto, cortito. El ciudadano no ve casi nada de esto, no forma parte de lo que allí se genera, aunque le interese, simplemente porque no lo ve. Si hay conocimiento, es conocimiento clandestino.


Yo pienso en algunas webs escolares. No es que en ellas la información vaya “desde los ciudadanos hacia la administración”, no. La información en demasiados casos sólo tiene una dirección: desde la administración a los ciudadanos, El escolar no forma parte de lo que allí se genera, si es que se genera algo, ya que temo que en ellas no se genere absolutamente nada ni se han pensado para que generen nada.

La actividad escolar genera un conocimiento … ¿hay algún lugar donde este conocimiento se exprese y pueda ser conocido?

la información fluye hacia los administradores que serán quienes la gestionarán. Ellos serán la parte de la "ciudad del conocimiento", no los ciudadanos.

Estos sondeos por papel (también se utilizarán otros medios) generan, como resultado final, un gran repositorio de experiencias que, otra vez, quedará encajonada en estadísticas sólo accesibles a los expertos, en vez de convertirse en espacios virtuales organizados a partir de las propias características de la información recogida.

Espacios virtuales para la interacción, cuyo contenido sea modificable por los propios ciudadanos (entendidos estos como colectivos, empresas, organizaciones cívicas, asociaciones, vecinales, escuelas, centros sanitarios, etc.) en una discusión y debate permanente entre ellos y los administradores.
En otras palabras, se trata de ir construyendo las diferentes capas del conocimiento en la ciudad digital a partir de interacciones organizadas para que, de una u otra manera, desemboquen en la Red y allí queden registradas y estructuradas. Y no por capricho, no, sino porque la Red es el único lugar donde "todos nos vemos", "todos estamos en el mismo lugar simultáneamente", y donde se pueden organizar archivos consultables, actualizables, desgajables en experiencias particulares para ilustrar o darle contenido a proyectos específicos y enlazables con otras experiencias (educación, salud, economía local, creación de nuevas instituciones en la red). Un sistema, en fin, que permitiría promover y detectar la creación y maduración de comunidades virtuales y redes ciudadanas, en vez de tratar al ciudadano, como hasta ahora, desde el plano individual. Es decir, sin un contexto que lo convierta en eso que muchos denominan "ciudadano digital".


Me es difícil imaginar estas redes, estos espacios de interacción. En principio me gustaría que en la web del instituto aparecieran de alguna manera las actividades que se realizan y, que entre todos aprendiéramos un poco a expresar los conocimientos que esas actividades generan. Que la web del instituto no fuera un documento administrativo más, sino un espacio para el conocimiento escolar y ciudadano.

Lo cual no tengo ni idea sobre cómo puede lograrse.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres